El C.D. Asociación Deportiva Nervión y el C.D. Antonio Puerta constituyen en conjunto, probablemente el club más importante de la capital andaluza después del Sevilla Fútbol Club S.A.D. y el Real Betis Balompié S.A.D., así como uno de los más importantes de la provincia.

La casuística de contar con jugadores de un nivel técnico bastante alto promueve la consecución de objetivos temporada a temporada. Sin embargo, la mayoría de los jugadores que llegan al club, lo hacen arrastrando numerosas deficiencias, más allá de las técnicas y tácticas; como preparación física, psicológica, conciencia nutricional, así como incluso lesiones. Estos factores a menudo obligan al jugador a perder más sesiones de entrenamiento de las necesarias, partidos o incluso temporadas prácticamente completas, terminando por limitar al mismo en su desarrollo técnico-táctico como futbolista.

Actualmente, existe acuerdo en que para alcanzar el éxito deportivo es necesaria la combinación de habilidades técnicas y tácticas, capacidades físicas y grandes/amplias reservas de fuerza psicológica y emocional.

Esto pone de manifiesto la complejidad que presenta el proceso formativo del deportista. No obstante, en el fútbol además, el hecho de tratarse de un deporte de equipo obliga a integrar en la competición a un grupo de deportistas con características individuales completamente distintas unos de otros, precisando la individualización del proceso formativo de cada uno de ellos.

Sin embargo, las diferencias entre jugadores pueden no responder a una misma área, sino hacerlo a áreas distintas. Por ejemplo, un jugador puede estar apartado de la competición por sufrir una lesión, otro por no tener la aptitud cardio-respiratoria necesaria para aguantar la misma y otro por encontrarse con un exceso de peso que le impida desarrollar sus habilidades en condiciones óptimas. Así, surge la necesidad de abordar cada problema desde el área especializada para ello, apareciendo la necesidad de realizar un trabajo coordinado entre distintas disciplinas que permitan al jugador estar en su mejor estado condicional durante el mayor tiempo para el desarrollo óptimo de todas sus habilidades durante la competición: interdisciplinariedad.

Si bien, para que un trabajo multidisciplinar sea posible, es de vital importancia la confianza en el mismo, involucrando a los entrenadores en el proyecto como responsables directos de cada jugador en sus respectivos equipos.

Todo esto hace más que evidente la necesidad de la inclusión de un trabajo en esta línea en nuestro club, con el fin de mejorar nuestros procesos de formación de jugadores y el rendimiento de los mismos.

Así, desde la temporada 2014-15 el Club cuenta con la denominada Unidad de Optimización del Rendimiento, Prevención y Recuperación de Lesiones, con el fin de complementar todo el trabajo de formación técnico-táctica y estratégica que llevan a cabo los entrenadores y permitir a los jugadores desarrollarse aún más en este aspecto.